Una vez da comienzo un proyecto emprendedor o como freelance, «montártelo por tu cuenta», y superadas las creencias sobre el dinero para empezar a cobrar merecidamente por el trabajo realizado, se suele dudar y pensar «¿Cómo me lo van a pagar?», «¿Qué opciones existen?»

Cuando una persona tiene un empleo es fácil: el dinero se ingresa mes a mes en una cuenta bancaria. Chimpún. La cosa es diferente cuando se es freelance, cuando se cobra por trabajos esporádicos y por encargos. Lo habitual es pensar que te paguen en mano, en metálico, pero a día de hoy, en un mundo global y en plena transformación digital en el que cualquier habitante del mundo puede ser tu cliente, no es la mejor opción, al menos no la única.

En un mundo global y en plena transformación digital cualquier habitante del mundo puede ser tu cliente Clic para tuitear

Por eso, aquí vas a descubrir las 3+1 maneras de cobrar tus servicios:

  1. Metálico: Es la opción más socorrida y la que se lleva haciendo toda la vida. Cobrar en metálico puede estar bien para pequeños trabajos (de 1 € a 50 €) o para la venta de tu libro, por ejemplo, pero no lo es tanto para trabajos que supongan más de esa cantidad. Esto sería un límite a la hora de ofrecer servicios más exclusivos y premium que te posibiliten disponer de más ingresos. Además, los pagos en metálico no deben ser la excusa o la tapadera para cobrar dinero negro o en B sin factura.
  2. Transferencia bancaria: Tras los pagos en metálico, las transferencias bancarias son la solución más adecuada para todo tipo de pagos, sobre todo aquellos más cuantiosos. Como beneficiario, deberás esperar 1-2 días para recibir el dinero en tu cuenta. En ocasiones algunos clientes son reacios a hacer transferencias por los costes de la transferencia y por estar condicionados por la propia entidad bancaria: existencia o no de oficinas, localización, horario de apertura, posibilidad o no de banca online, …
  3. TPV: Son dispositivos que permiten realizar cobros con tarjetas bancarias, posibilitando así que personas que no lleven metálico (o no quieran) puedan pagar con tarjeta. Actualmente los hay de todos los tipos (WiFi, Bluetooth, fijos, móviles…) y muchos no están sujetos a contratos ilegibles ni altas comisiones, sino que solamente cobran un pequeño porcentaje (~1,5 %) por cada venta realizada.
  4. Pasarela de pago: Es un servicio para que tus clientes puedan pagar con su tarjeta bancaria de manera electrónica, o sea, a través de Internet, desde tu página web. Es la manera ideal de automatizar los cobros de tus servicios en Internet, de tu tienda online. Existen diferentes proveedores, como Paypal o Stripe, y funcionan a través de una pequeña comisión por cada venta realizada. Para implementarla en tu página web deberás disponer del protocolo seguro HTTPS y una plataforma, o sea, herramientas que permitan tramitar y gestionar el pago de los clientes de forma ágil, fácil y eficaz.


Luis Alberto Santos

Mi objetivo es facilitar a los profesionales freelance las herramientas necesarias para potenciar su talento, dar visibilidad a su trabajo y que desarrollen una actividad profesional con sentido, significativa y rentable en plena Era Digital

0 comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies