Muchas personas se han dado cuenta que el mundo laboral está cambiando, que tienen un Talento y que quieren montárselo por su cuenta, a su bola. Tienen la motivación para hacerlo y están dispuestos a dar el salto, pero, como muchas cosas importantes de esta vida, emprender también tiene letra pequeña.

Y es que, ni en los libros, ni en las conferencias motivacionales, ni en las formaciones, en ningún sitio, se explica cómo es el día a día de un emprendedor y sus obligaciones, más allá de ofrecer un producto o servicio a cambio de una compensación económica. Esto explicaría la alta tasa de fracaso de las empresas de nueva creación: 85% cierran en menos de 3 años.

La mentalidad emprendedora exige tomar nuevos hábitos y nuevas formas de hacer las cosas:

  • Trámites burocráticos: Estos son los trámites que deberás cumplir antes de comenzar tu actividad (confírmalos con tu gestor, ya que cada caso particular es un mundo):
    • Hacienda: Declaración previa al inicio de operaciones, alta en el Impuesto de Actividades Económicas (IAE) y en el IVA, declaración censal de inicio de actividad y obtención del CIF. Cada 3 meses deberás declarar el IVA que le habrás facturado a tus clientes, y retener el 15% (inicialmente el 7%) de IRPF si también son autónomos como tú.
    • Seguridad Social: Inscripción en el Régimen de Trabajadores Autónomos, inscripción de la empresa y alta de los empleados (en caso de que los necesites). Mensualmente pagarás la llamada «cuota de autónomos», alrededor de 275 € (50 € los primeros 6 meses de actividad), aunque puede variar según tu caso particular.
  • Descansos, vacaciones y festivos: En muchos casos no se realizan por temor a perder clientes, así que, al no tener un horario establecido, deberás marcarte tú mismo las horas de trabajo, las vacaciones y los días de libranza, y ser férreo en tu decisión (por el bien de tu salud).
  • Relaciones: Para relacionarte con otros profesionales, nada mejor que los centros de Coworking, los eventos de Networking, los Masterminds y las convenciones. Trabajar desde casa puede parecer atractivo, pero no siempre es la mejor opción.
  • Formación: La formación continua es clave para ser punta de lanza respecto a otros que no lo hacen, y te permite tener mayor creatividad y posibilidades de innovar. Se puede adquirir de una manera accesible gracias a Libros, MOOCs, cursos online y presenciales, y un largo etćetera de oferta educativa (en su mayoría No reglada).
  • Movilidad: Vivimos en un mundo global en el que el presentismo ya no es necesario. Una conexión a Internet es suficiente para trabajar con cualquier persona del mundo. Olvídate de ser un ciudadano local, eres un ciudadano (y emprendedor) del mundo entero.

Emprender es una solución ideal para poner el Talento al servicio de los demás, entonces ¿Estás preparado para el cambio?


Luis Alberto Santos

Mi objetivo es facilitar a los profesionales freelance las herramientas necesarias para potenciar su talento, dar visibilidad a su trabajo y que desarrollen una actividad profesional con sentido, significativa y rentable en plena Era Digital

0 comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies