Metodologías ágiles en la empresa

Metodologías ágiles en la empresa

En un mundo cada vez más cambiante, volátil e incierto, implementar metodologías ágiles en la empresa es fundamental para no quedarse fuera de la partida.

Poco a poco este tipo de metodologías están pasando de un entorno exclusivo de startups a ser aplicadas en grandes empresas. Estas metodologías ágiles, también con el nombre de Agile, buscan la simplificación, la flexibilidad y la rapidez eliminando barreras innecesarias y dividiendo los grandes objetivos en tareas pequeñas, alcanzables y en periodos cortos de tiempo para satisfacer en todo momento con las necesidades de los clientes.

Agile permite adaptar la forma de trabajo a las condiciones y a las circunstancias específicas del entorno. Las empresas que apuestan por esta nueva forma de trabajar consiguen mayor eficiencia y eficacia, reduciendo los costes e incrementando su productividad.

Agile permite a las empresas adaptar la forma de trabajo a las condiciones y a las circunstancias específicas del entorno Clic para tuitear

Aprende sobre las 4 metodologías ágiles más utilizadas por las empresas:

  • Scrum: Esta metodología es un conjunto de buenas prácticas para trabajar en equipo y obtener el mejor resultado para un proyecto. Se realizan entregas parciales y regulares del producto final, siempre priorizadas por el propio cliente. Scrum está especialmente recomendado para proyectos en entornos complejos, donde la rapidez, la flexibilidad, la innovación, la competitividad y la productividad son fundamentales.
  • Kanban: El proceso/objetivo se divide en fases concretas y bien delimitadas. Cada una de estas fases se deben realizar correctamente para pasar a la siguiente fase, garantizando así la calidad en cada uno de los pasos. El elemento clave es un cartel o panel y el uso de post-it, siendo un modelo muy visual e intuitivo.
  • Lean: Son una serie de principios (prácticamente un manifiesto) enfocados a eliminar todas aquellas tareas que no aporten valor, simplificando al máximo el proceso. Para ello es necesario visualizar todo todo el proceso a lo largo de un proyecto y eliminar o reducir todo lo sobrante, los “desperdicios”.
  • XP: La gran ventaja que aporta es que todo está programado, organizado y planificado para que no sucedan errores durante el proceso. Es muy recomendable aplicar esta metodología en proyectos a corto plazo.

Como puedes comprobar, las ventajas que proporciona la gestión ágil de proyectos en la empresa son muchas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies