Qué es pivotar y cuándo deberás hacerlo

Qué es pivotar y cuándo deberás hacerlo

Cuando emprendemos lo hacemos con una idea, y a partir de esa idea creamos un modelo de negocio, o sea, diseñamos una propuesta de valor para un determinado cliente que nos pagará por ese producto o servicio. Pero muchas veces, pese a tener toda la estrategia definida y correctamente llevada a cabo, los clientes no llegan… Pivotar es realizar cambios profundos en la estrategia del modelo de negocio a través de aprendizajes validados buscando crecer más.

En muchas ocasiones, al pivotar, no queda nada de la idea inicial, pero no debes preocuparte, ya que esta te ayudó a dar el primer paso y a validar si realmente lo que hacías interesaba a un público suficiente como para convertirlo en un negocio. Muchos emprendedores fracasan porque no son capaces de soltar su idea inicial y adaptarse a su cliente. Aman su idea y están aferrados a ella, aunque no funcione.

Muchos #Emprendedores fracasan porque no son capaces de soltar su idea inicial y adaptarse a su cliente Clic para tuitear

Cambiar de idea o el modelo de negocio no quiere decir que como emprendedor te hayas equivocado, o que tu idea no valga para nada, sino que eres lo suficientemente valiente para, sin variar tu objetivo o misión, adaptarte y ser flexible ante los requerimientos de tu cliente ideal. Muchos negocios han tenido que reinventarse para dar con la tecla, para triunfar. Aún así es cierto que no es una decisión fácil.

Estos son los 3 indicadores para saber cuándo deberás pivotar:

  • Cliente objetivo (target): Haz un avatar de tu cliente ideal, o sea, descríbelo y ponle nombre y apellidos. Si aún así no consigues que contraten tus productos o servicios, puede ser debido a muchas causas: no sabe que tiene el problema que le quieres solucionar, busca otras soluciones que le satisfacen, o no paga por solucionar su problema. Analiza bien a tu cliente y determina su comportamiento a través de encuestas, por ejemplo. Cuantos más datos recopiles y contrastes objetivamente antes podrás corroborar tus hipótesis y valorar si cambiar o no de cliente objetivo.
  • Propuesta de valor: Si tienes un cliente objetivo muy marcado y definido pero aún así no compran tu producto o servicio, es probable que tu propuesta de valor no les resulte lo suficientemente atractiva. Escúchale, aprende de tu cliente, y conocerás de primera mano qué necesita, cómo lo necesita y cuánto estaría dispuesto a pagar por ello. Cuando lo tengas define una propuesta de valor ajustada a todos los datos que has recopilado.
  • Mercado: Al comenzar siempre creemos que todo el mundo comprará nuestro producto o servicio, aunque la realidad finalmente nos demuestra que no… Calcula y mide cuánto mercado tienes a partir de tu cliente ideal en un segmento concreto. En muchas ocasiones, tras realizar cálculos objetivos, se determina que no hay mercado suficiente como para validar el modelo de negocio. Esto no quiere decir que te vuelvas generalista, sino que amplíes tu mercado sin perder de vista tu propuesta de valor.

Como ves, la decisión de pivotar es una de las decisiones más valientes y difíciles que debe tomar un emprendedor, ya que de ello depende su futuro y su éxito.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies